El Jardín Interno


Concepto

Las personas somos como jardines. Si no pones esfuerzo en diseñarte y cuidarte, serás un resultado de tu ambiente y circunstancias. Encontrarás en ti cosas aspectos y cualidades que no fueron colocados ahí a propósito, oscureciendo el verdadero potencial que yace bajo la maleza.


Resultado de tu ambiente

Si no has puesto esfuerzo en tu jardín, puede estar lleno de maleza, o igual desierto, con algo de basura por aquí y por allá...

La maleza no es mala de por si, simplemente tiende a ocupar un nicho cuando este se halla vacío.

Y lo mismo pasa con nosotros: si no nos esforzamos en desarrollar nuestros pensamientos, emociones y acciones de forma bonita y productiva, seremos un resultado de lo que la sociedad, cultura, familia, medios de comunicación etc. hayan decidido por nosotros. Crecerá en nosotros cualquier semilla que caiga dentro.


Todo sea dicho, en algunos casos la maleza puede añadir belleza y productividad a un terreno. Es mucho mejor que tener tierra desnuda y expuesta! Sin embargo, le dan un aspecto caótico a un jardín y puede ser muy difícil deshacerse de ellas si se establecen, pero insisto, depende de la maleza. Es posible hallar una planta que sea fácil de manejar, comestible, medicinal, no invasiva... De hecho, en la mayoría de los casos, alguna hay! Esto es como las personas también: algunas tienen cualidades fantásticas como resultado de su cultura, educación, entorno... Pero en ambos casos, el potencial suele ir mucho más allá

Qué hacer con la maleza?

En tu jardín, el estado de la tierra determinará qué plantas pueden germinar y crecer. En paralelo, tu estado interno determinará qué podrá crecer dentro de ti. Por ejemplo, algunas personas serán más susceptibles a seguir ciertas tendencias o patrones según su condicionamiento.

Se cree que en un entorno natural que no haya sufrido impacto humano o desastres recientes, la maleza no puede germinar. Simplemente no hay ningún nicho disponible para la maleza, y que el ecosistema se ha estado formando, volviendo más complejo y llenando nichos durante mucho tiempo. Nosotros, humanos, estamos muy alejados de nuestro estado de ser más auténtico y natural (mi opinión), por lo cual es fácil para la maleza crecer dentro de nosotros.


La maleza invasiva, en particular, requiere mucho cuidado, ya que, como su nombre indica, puede invadir y ocupar el suelo de forma que otras plantas, ideas, comportamientos, no pueden crecer. Además, pueden colarse en el jardín del vecino e invadir pueblos y ciudades enteras!


Para deshacernos de estas... hay distintas maneras dependiendo de la maleza en cuestión, pero en muchos casos lo único por hacer es excavar y sacarlo todo de raíz. A la vez, hay que empezar a cuidar la tierra para que esta maleza no sea compatible con nosotros... O sea, con nuestro jardín.

Plantar lo nuevo

Tan pronto como nos deshagamos de la maleza, hay que sembrar, regar y cuidar las semillas correctas.Y qué semillas son las correctas? Pues, a veces nuestra tierra no está lista para acoger las plantas que más queremos. Es posible que haya que regenerar el suelo antes de plantar estas.

En la naturaleza hay algo llamado sucesión, un proceso durante el cual un ecosistema atraviesa varias etapas, transformándose de un sistema simple a uno más complejo, en una secuencia guiada por distintas plantas que forman distintas comunidades y poco a poco le dan al suelo la capacidad de acoger a plantas más grandes y duraderas (por evitar términos técnicos). Después de un evento devastador–como un incendio agresivo o deforestación–el ecosistema tiene que empezar de nuevo el proceso de sucesión. En la mayoría del planeta, sobretodo Europa (sur en especial), la naturaleza ha sido devastada durante muchos siglos y la sucesión necesita empezar de nuevo de forma sana. Se puede decir que este es el estado análogo de la humanidad. Y por eso, para empezar de nuevo, debemos escoger las plantas, ideas... que funcionen con nuestro estado actual para acercarnos a nuestro mejor jardín [interno].

Y volviendo al jardín, tus nuevas plantas eventualmente, crecerán tanto que no habrá lugar para esa maleza indeseada. Esto quizá requiera observación y conocimiento, y nos podemos equivocar, pero lo major que podemos hacer es empezar a plantar con convicción y ver qué pasa!

Así que observemos nuestro jardín [interno] y decidamos qué hacer con él.

PD: El planeta es un jardín! De verdad :)

Y que quede claro, nadie dice que no se pueda construir una nave espacial en el jardín. Si está hecha de cáñamo y espárragos secos no hay ningún problema!

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo